LOS CEREALES

  • Amaranto: su nombre proviene del griego “amarantos”, que significa “que no se marchita”. Los aztecas lo empleaban para elaborar imágenes de sus principales dioses para sus ceremonias. Los conquistadores españoles prohibieron su cultivo y consumo por considerarlo “pagano”, llevándolo al límite de la erradicación. A diferencia de otros cereales, contiene el aminoácido lisina. Fue el primer cultivo en germinar en el espacio y al igual que la quinoa, es considerado un pseudo cereal, ya que tiene propiedades similares a las de estos, pero botánicamente no lo es. No contiene gluten y es muy rico en calcio y hierro. Su grasa es rica en ácidos grasos esenciales y es muy digestivo.
  • Avena: Existen muchas variedades de avena, pero las que más se cultivan son la avena sativa y la avena byzantina. Contiene betaglucanos que contribuyen a regular el nivel de azúcar en sangre y a controlar los niveles de colesterol. Es muy rica en fibra soluble, por lo que dificulta la absorción del colesterol LDL (malo) y, además, resulta muy saciante. Estimula las glándulas tiroides y por tanto, contribuye a metabolizar las grasas. Proporciona hidratos de carbono de absorción lenta, por lo que es apropiada para las personas que consumen mucha energía, y es muy digestiva.
  • Cebada perlada: es el grano de cebada descascarillado y pulido. Fuente de proteínas, hierro y fibra además de conservar algo del salvado. Se consume en sopas y guisos, en ensaladas y también en platos sustituyendo a la pasta o al arroz.
  • Centeno: es muy sabroso. Con un bajo nivel calórico y muy bajo en grasas, resulta adecuado para aquellas personas que quieran controlar su peso. Aporta vitaminas del grupo B, especialmente ácido fólico.
  • Espelta: es un tipo de trigo antiguo que provoca menos intolerancias que el trigo común. El trigo común y la espelta se diferencian en que el primero, ha sufrido variaciones genéticas naturales a lo largo del tiempo, pasando de tener los 14 cromosomas que tenía el trigo antiguo original a tener 42. La espelta, aunque ha variado genéticamente con el tiempo, lo ha hecho menos, teniendo en la actualidad 28 cromosomas y por tanto, estando más cerca genéticamente del trigo antiguo original. Por estas razones, la asimilación de nutrientes de la espelta es extraordinaria. Además, es ideal para el cultivo ecológico, tanto por su gran resistencia a las plagas como porque soporta bien los climas adversos.
  • Fonio: es un tipo de mijo que se cultiva en África occidental. Se le considera el cereal con mejor sabor del mundo. Es muy rico en los aminoácidos metionina y cistina beneficiosos para cabello, piel y uñas, hierro, calcio, magnesio, zinc, manganeso y no contiene gluten y es bajo en grasa. Al ser muy digestivo, está muy indicado para ancianos y personas convalecientes.
  • Mijo: No contiene gluten. Es extraordinariamente rico en hierro. En el intestino se comporta como un probiótico. Es considerado el cereal más energético, por lo que es recomendable tomarlo por la mañana o a medio día porque aporta mucha energía por su alto contenido en hidratos de carbono aunque es muy bajo en grasa.
  • Quinoa: no contiene gluten. Es rica en proteínas de alto valor biológico. Proporciona todos los aminoácidos esenciales, aquellos que el organismo humano necesita pero no es capaz de fabricar por sí mismo. Tiene calcio, hierra, vitamina C y vitaminas del grupo B.
  • Teff: contiene gran cantidad de hierro de fácil asimilación, calcio y zinc. Rico en fibra (ayuda al tránsito intestinal), hidratos de carbono de liberación lenta (regula los niveles de glucosa y es muy indicado para deportistas), no contiene gluten. Es muy saciante por lo que se recomienda en dietas para perder peso.
  • Trigo sarraceno: es un alimento muy completo, ya que posee todos los aminoácidos esenciales. Contiene almidón, que contribuye a mantener los niveles de glucosa estables. Su alto contenido en fibra, ayuda a sentirse saciado y favorece el tránsito intestinal. Además, contribuye a recoger las grasas ingeridas y facilitar su expulsión, lo que lo hace idóneo en dietas cardio-protectoras y de adelgazamiento. Además contiene fagomina, que nos ayuda a regular el apetito. Contiene colina, que ayuda a la regeneración de las membranas celulares y al mantenimiento de estructuras neuronales y cardiovasculares. Es una buena fuente de Omega-3 y 6. Su contenido en magnesio supone el 62% de la CDR (por 100gr). Su contenido en Vitamina B3 es del 47% de la CDR (por 100gr) y en Vitamina B2 del 30% de la CDR. Contiene rutina, un flavonoide con efecto antiinflamatorio y antiplaquetario, que puede contribuir al normal funcionamiento de la circulación sanguínea.

 

Fuente: El Granero Integral

Aquí encontrarás cómo prepararlos: http://granerointegral.com/tag/tiempo-de-coccion-el-granero/